Reflejos, Noticias

¿Cómo elegir tus componentes para construir tu primera PC Gaming?

Aunque las consolas de juegos están cada vez más cerca de la experiencia que puedes obtener en una PC, todavía están lejos de igualarlas en términos de libertad. Por ejemplo, no es posible ajustar los parámetros de visualización en detalle ni instalar modificaciones. De hecho, muchos de nosotros todavía queremos un ordenador capaz de ejecutar los últimos videojuegos en buenas condiciones a día de hoy. En este artículo te damos algunos consejos sobre cómo elegir los componentes para que puedas construir una máquina que satisfaga perfectamente tus necesidades.

La tarjeta gráfica: un modelo externo o nada

Hoy en día, las APU (CPU con GPU integrada de alta calidad) son cada vez más populares. Citemos, por ejemplo, el AMD Ryzen 7 8700G lanzado este año que integra un chip gráfico equivalente al Radeon 780M. Este último puede ser adecuado para jugar algunos juegos de bajo consumo a 1080p con los detalles gráficos al mínimo. Sin embargo, rápidamente muestra sus límites con los títulos AAA actuales y esto corre el riesgo de empeorar con el paso de los meses.

Para estar tranquilo con el tiempo, le recomendamos que opte por una tarjeta gráfica externa como la Nvidia RTX 4060. A la vez eficiente y energéticamente eficiente, es perfecto para jugar a 1080p o 1440p sin temor a caídas en la velocidad de fotogramas. Si quieres jugar en VR o tienes una pantalla 4K (volveremos sobre esto), no dudes en echar un vistazo. RTX 4070 Se vende por unos 600 euros. Más allá de eso, la relación rendimiento/precio cae drásticamente.

La pantalla: buena frecuencia de actualización y buena resolución

En términos de la pantalla de la computadora, nos deben interesar varios aspectos:

  • La resolución que es 1080p (1920 x 1024 píxeles) como mínimo hoy. Para jugar, es mejor optar por 1440p o incluso 2160p (4k) si eres exigente.
  • La frecuencia de actualización que debe estar por encima de 120 Hz para una experiencia de juego fluida. Esto es aún más importante si juegas a títulos nerviosos (FPS, MOBA, etc.). Recuerde también comprobar que la pantalla sea compatible con las tecnologías VRR (G-Sync y FreeSync en particular) para evitar que la pantalla se rompa.
  • La diagonal de la pantalla. : en 2024, el estándar aumentará a 27 pulgadas entre los jugadores. Si optas por dimensiones mayores, te aconsejamos que elijas un modelo curvo para beneficiarte de mejores ángulos de visión.
  • Tiempo de respuesta : la gran mayoría de monitores de PC ofrecen actualmente un tiempo de respuesta inferior a 5 ms, suficiente para jugar.
  • El tipo de losa : si tienes un presupuesto cómodo, elige un panel OLED para beneficiarte de un contraste infinito y un tiempo de respuesta inferior a 1 ms.

RAM: 16 GB de SDRAM DDR5 o más

En cuanto a la RAM, ahora es SDRAM DDR5 lanzada en 2021 que se ha convertido en la norma entre los jugadores. Debes saber que solo los procesadores y placas base más recientes posteriores a 2021 pueden admitirlo. Capaz de llegar hasta los 7400MHz, es el que más recomendamos a partir de una resolución de 1440p. En cualquier caso, la diferencia es visible respecto a DDR4, es decir del orden del 10%. ¡Y todo con un menor consumo eléctrico!

Por lo tanto, necesitarás al menos 16 GB de SDRAM DDR5 hoy para evitar provocar un cuello de botella. Como de todos modos podrás añadir nuevos módulos de RAM más adelante, no tiene sentido apresurarse, especialmente porque los precios sólo bajarán.

El procesador: AMD o Intel, ¿cuál elegir?

Terminamos este artículo con el procesador que no es la pieza central del gaming, pero que evidentemente tiene su importancia. Aquí, para ampliar el panorama, tiene a su disposición dos opciones: la de la relación rendimiento/precio (AMD) o la del rendimiento puro (Intel). Por ejemplo, si has elegido una Nvidia 4070 con pantalla 4k, es mejor llevar un potente Intel Core i7. En cambio si es para títulos menos exigentes como Baldur's Gate III con una resolución de 1440p, un AMD Ryzen 5000 o 7000 será más que suficiente.